Cuando vemos a nuestra Patria convertida en un País miserable, cuyos hijos huyen despavoridos perseguidos de cerca por los fantasmas del hambre, la escasez y la inseguridad, surge una obligada pregunta: ¿Qué nos trajo hasta aquí?

El chavismo no constituye un fenómeno aislado, pues es apenas la concreción de un proceso  de degradación ética de la política, hasta convertirla en lo que es hoy: el refugio de quienes tienen especial atracción por la buena vida y fobia por el trabajo productivo que la hace honorablemente posible.

Quizás nuestro error fundamental fue haber permitido –como pueblo– que los partidos políticos se hicieran propietarios de la soberanía popular, al convertirse en los grandes electores, dejando a la ciudadanía el anodino papel de votante, de convalidadora de decisiones previamente tomadas en los cogollos partidistas.

Pues es verdad irrefragable que los partidos políticos nacionales se han convertido en clubes férreamente dominados por autoridades que, si bien pudieran haberse constituido legítimamente, se ilegitimaron con el ejercicio abusivo de sus funciones, constituyéndose en barreras infranqueables para el ejercicio de la democracia interna.

De esta manera, la soberanía popular terminó siendo ejercida por los jefes de los partidos quienes, a su vez, rodeados de buenos para nada, sofocan presurosos cualquier atisbo de adecentamiento político. Así, jefes y clientes se constituyen en mafias, con padrinos y ahijados al mejor estilo siciliano.

Es imposible no concluir que nuestros problemas económicos y sociales tienen su origen en la política. Durante muchas décadas, el ejercicio del gobierno ha tenido como objeto la obtención de beneficios para grupos y personas, en desmedro de los intereses populares. La Administración Pública ha sido coto de caza para quienes tienen la «M» de la mediocridad tatuada en la frente; por ello las grandes decisiones, esas que a todos afectan, han salido de las mentes más grises del País.

No basta salir de Maduro; es imprescindible democratizarnos, en el mejor sentido de la palabra.

09/06/2018